1º  Premio Verso. PARA CORTAR EL ODIO…MI NAVAJA

Lema.-Flamante filo

Autor: Santiago Romero de Ávila y García-Abadillo

Era tan puro aquello, tan sublime,

                        eran los castos años de la infancia,

                        cuando en las lentas tardes del verano,

                        con impaciencia, a punta de navaja,

                        en un jardín grabé las iniciales

                        de la inocente niña a la que amaba.

                        Llegaba julio con la siesta ardiente,

                        el corazón quemándose en la parva,

                        y en los guijarros rojos de las eras,

                        para trillar la mies de la esperanza,

                        yo iba cortando aspérrimas soguillas

                        con la ansiedad febril de mi navaja.

                        Cuando la sangre alzaba el Padrenuestro

                        bajo la tibia luz de la alborada,

                        sobre el rastrojo seco y amarillo

                        yo iba cortando vástagos de albahaca

                        y un centenar de augustas amapolas

                        con la sutil piedad de mi navaja.

                        Cuando en la verde soledad del parque

                        sermoneaba terca la cigarra

                        y en el brocal cilíndrico del pozo

                        encastillaba el mirlo su atalaya,

                        en un rosal ardiente de hermosura

                        corté una rosa tersa y encarnada,

                        pero con tibio amor, con mansedumbre,

                        sin desprenderle, apenas, la fragancia,

                        y se quedó el vergel casi desnudo

                        mientras lloraba a jarros mi navaja.

                        Cuando el otoño izaba la vendimia

                        entre un rumor de cánticos y pámpanas

                        era septiembre un terco traqueteo

                        y un arrebol de cándidas muchachas

                        que acariciaban pálidos racimos

                        con un temblor de cálidas navajas.

                        Desde el majano, henchida de ternura,

                        quiso iniciar el vuelo la calandria

                        y se quedó su impulso aprisionado

                        en un cardal de espinas y hojarasca,

                        hasta que, al alba, en amoroso trino,

                        solicitó el candor de mi navaja.

                        Ahora que crece el miedo en los canchales

                        y que camina la pasión descalza,

                        ahora que cunde el desamor y el llanto

                        y la dulzura muere y se amortaja,

                        ahora que aumentan lágrimas y penas

                        y la soberbia entona su plegaria,

                        hay que cortar de un tajo, limpiamente,

                        todo el dolor que anida entre las zarzas,

                        y desgarrar la piel al desaliento

                        con la ebriedad viril de la navaja.

 

                        Cuando en agosto la nerviosa hormiga

                        busque impaciente un grano de cebada,

                        o en el barbecho el verderón mendigue

                        mañana y tarde su ración liviana,

                        tengo que hacer la ingratitud añicos

                        y desmigar mi gigantesca hogaza,

                        y que se sacien todas las alondras

                        mientras tirita ardiente mi navaja.

                        Hay que cortar el cardenchal salobre,

                        estrangular la envidia rutinaria,

                        resquebrajarle al beso los abrojos

                        y amordazar el odio que nos ladra.

                        Para partir el pan, el pan bendito,

                        y repartirlo en justas rebanadas,

                        en una aurora de pasión y júbilo

                        quiero tener a mano mi navaja.

 

 

Fotografía: Juan Lorenzo Collado

El pasado sábado, 8 de septiembre, se reunía el jurado para emitir el fallo de la trigésimo octava edición del concurso de Castilla- La Mancha de Cuchillería, patrocinado por;

Excma. Ayuntamiento de Albacete, Excma. Diputación provincial de Albacete, Museo Municipal de la Cuchillería, Fundación Global Caja,  Confederación de Empresarios de Albacete “FEDA”, empresa “ARCOS HNOS” y la empresa “FORCUALBA”.

Para esta edición han participado a las diferentes especialidades convocadas (12 temas) un total de 39 concursantes; artesanos, industriales, operarios, aprendices y aficionados.

El jurado ampliado para esta edición, ha estado compuesto por:

D. JOSÉ EXPÓSITO PICAZO (Maestro Artesano).
D. CESAREO SÁNCHEZ SÁNCHEZ (Artesano)
Dña. MARIANA DE PASCUAL (Directora Museo Municipal de la Cuchillería)
D. ANTONIO MONTEJANO NIETO (Maestro artesano grabador "aguafuertista" y cuchillero)
D. ROMÁN SANZ GARIN (Artesano Cuchillero).

Secretario: D. Ramón Pareja Ossorio
Horas después, las principales autoridades, locales, provinciales y regionales, inauguraron el salón de cuchillería junto a los miembros de la Junta Directiva de APRECU , compañeros cuchilleros y amigos.

B A S E S XXXVIII CONCURSO CASTILLA LA MANCHA DE CUCHILLERIA

Descargar las bases

La Asociación de Cuchillería y Afines APRECU, en su deseo de estimular la actividad literaria y profundizar en el sentido humano de esa joya de nuestra artesanía y tradición que es la navaja, convoca este vigésimo noveno concurso sobre “La Navaja” que, en la presente edición y sin perjuicio de ulteriores ampliaciones, es para escritores en lengua castellana, en prosa o en verso, conforme a las siguientes

BASES:

Descargar las bases

Trabajos galardonados, XXVIII Concurso Literario sobre "la navaja", Juan José García Carbonell, 2017
 
  • Categoría de prosa, el primer premio Nácar y Carey,  del autor,  Juan Manuel Sainz Peña, procedente de Jerez de la Frontera  (Cádiz).

         “La muerte no existe. La gente solo muere cuando la olvidan”

Isabel Allende

Montejo del Arroyo. 1932

Mira Loli, de siete años, al hombre que lleva al cinto las navajas que vende cerca de la estación.

La chiquilla ha visto una que le gusta mucho. Tiene el cabo de carey y nácar, la virola y el rebaje de alpaca y la hoja de acero de Damasco. La hermana de Loli, Mariana, tres años mayor, le da la mano y se acercan a hablar con el hombre, que se llama Tomás.

La niña le dice al vendedor qué navaja quiere. El hombre le contesta que tiene muy buen gusto. También le dice que no debería venderles la navaja, pero conoce a la familia, que es del pueblo, de toda la vida, y sabe que no va a haber ningún problema, y menos aún cuando la pequeña le explica para qué la quiere.

Tomás mete la navaja en una caja verde de madera y se la da a Loli. Luego las dos hermanas se alejan calle abajo, las trenzas largas, las piernas blancas y flacas, la pena en el cuerpo y en el alma.